web 2.0

jueves, 28 de octubre de 2010

No permitamos que Twitter se convierta en la nueva prensa amarilla

Print
En el día de ayer a primera hora de la mañana mientras invitaba al censista al living de casa, en simultáneo me estaba enterando de la noticia del fallecimiento de Néstor Kirchner, por radio y por TV.

A los minutos ingresé a Twitter, medio de información que me fascina por la inmediatez en la comunicación. Y el tema, ya estaba instalado. Increíble, no había pasado ni media hora de lo acontecido y oficialmente todavía nadie lo había confirmado pero Twitter ya estaba “en llamas”.

La verdad, me decepcioné.  No terminaba de reaccionar ante la noticia, y no podía creer lo que estaba leyendo. Indignación fue lo que sentí  al ver los mensajes que se publicaban. Mucho oportunismo, agresión y especulaciones de todo tipo.  

Y es en ese momento que me cuestioné si eso realmente es lo que sentimos. Porque  más allá del ingrediente político, de las opiniones encontradas y la bandera que cada uno levanta, lo primero que se me vino a la cabeza es, ¿dónde está el respeto ? ¿tanto nos cuesta mantener la cordura ? ¿tan difícil es mantenerse en silencio  ?   

Y no hablo de hipocresía, simplemente de respeto.  Porque, nadie está obligado a acompañar en el dolor. 

Estos medios evidentemente empiezan a ser herramientas muy potentes, donde la información deja de ser objetiva y aparece enriquecida con opiniones. Y siempre bregué por ello justamente como demostración de transparencia porque esas opiniones son el complemento ideal para darle credibilidad a la misma, más allá de la fuente.

Pero llegué a pensar que tal vez tanta inmediatez nos impide reflexionar. Tal vez la frialdad o las limitaciones de estos medios, se presta a manifestaciones desmedidas. Los mensajes acortados, el anonimato o el desconocimiento de quien está del otro lado, generan conclusiones apresuradas cuando no reacciones inesperadas.

Por esto es que resalto la necesidad de ser prudentes. De reflexionar antes de opinar, de no “comprar” lo primero que leemos.

El crecimiento exponencial de estos medios es fantástico, pero no nos olvidemos de los valores. Refugiarse detrás del monitor para hacer todo tipo de comentarios agresivos, es muy bajo. Transmitir odio en un momento como este, también.  

Hoy, día de exequias, el nivel de agresividad ha bajado notoriamente. Aunque solo transcurrieron horas, tal vez haya sido el lapso de tiempo prudencial para reflexionar al respecto. Tal vez el auge de la primicia ya pasó o tal vez, los otros medios nos han permitido ser más conscientes de la magnitud de este acontecimiento.  

Es simplemente mi forma de pensar respecto de estas nuevas formas de comunicar, porque como toda herramienta puede ser usada para hacer el bien como para hacer el mal.

Y como siempre intenté rescatar lo positivo, esta vez espero estar equivocada y que lo acontecido no sea - como siempre pensé- un fiel reflejo de la realidad. 


7 Comentarios:

elias dijo...

Tenes mucha razón en lo que comentas... parece que no solamente un profesional (hablo de todas y cada una de las profesiones) debe formarse en lo referente a cada especialización; cada vez resulta mas necesaria la formación etica y moral. Para poder saber que esta bien y que esta mal no solamente es necesaria la formación seglar.

Marta Alvarez dijo...

Tu comentario es muy acertado y está visto desde dos pilares: valores y educacion. Lamentablemente vemos a diario que estos dos pilares van cediendo paso muchas veces a emociones de muy baja calidad. No respetamos ni siquiera el dolor ajeno en circunstancias tan dificiles como esta y en nombre de la ideologia se justifica absolutamente todo.
El problema no está en las herramientas que se utilizan sino, justamente en el manejo incorrecto de las mismas.

EDGARDO dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario y lo que agrego Marta (valores y educación). Lamentablemnte se ha ido perdiendo y no solo en las clases más bajas sino que cada vez se ve mas en las altas. Ahora, sin pretender justificar, ellos han generados mucho odio y peleas tratando de dividir a la Argentina, es decir ellos mismos sembraron esto y lo estan cosechando. Ojalá volvamos paulatinamente a la normalidad, sin peleas ni rencores. Ojalá logremos la cordura y pensemos en el prójimo un poco más.

CPN. MONJO FERNANDO dijo...

Excelente Ivon... a veces cometemos este tipo de errores...
Ojalá podamos ser un poquito más reflexivos.

Un beso

MJH Estudio Contable Impositivo dijo...

no solo en este ambito siento que las noticias son dadas con objetividad. Respecto a lo acontecido fallecio alguien muy importante en la historia Argentina, malo o bueno fue elegido por el pueblo y se le debe respetar, no debe haber bandera politica, ni proselitismo basado en la muerte.

Mariana dijo...

Comparto plenamente tu comentario, ya que me ocurrió lo mismo y sentí una gran decepción y verguenza ajena por las cosas que leí. Gracias por la publicación. Saludos

Analía J. dijo...

Excelente Ivo. Esto lo llamaría "Un llamado al respeto". ¿Por qué nos costará tanto respetar? ¿Por qué, más allá de las ideologías de cada uno, no nos respetamos? Y aun más cruel aquel que no respeta y demuestra toda su ira en momentos como este, tan dolorosos. Amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Saludos y exclente nota. Analía Ayala.

Publicar un comentario en la entrada

A continuación podrá dejar su comentario o consulta, a ser respondida por cualquier visitante del blog.
Agradeceré no enviar consultas en forma privada. Las mismas, no serán respondidas.

 
Alianzo Rank of Buenos Aires