web 2.0

sábado, 12 de marzo de 2011

Música en Internet: entre el negocio, la ética y el avance tecnológico.

Print

Muchas son las posturas respecto de la descarga de música de internet en el marco de la evolución de la tecnología y ya todos sabemos que la industria discográfica viene atravesando  desde hace unos años, la peor crisis de toda su historia.

Y en muy pocos años, comenzando con el abaratamiento del hard para copiar cds, la existencia de plataformas de acceso P2P que comparten archivos online entre los usuarios  y el acceso a Internet cada vez más generalizado a nivel mundial, hacen que la piratería avance a paso firme e inevitablemente obliga a muchas empresas  a replantearse seriamente el negocio.

Y aunque hubo todo tipo de intentos para comercializar música de distintas maneras, ninguna de ellas justifica el precio que el cliente, hace años atrás estaba dispuesto a pagar. Y esto es muy sencillo de comprender. Por qué pagar lo que hoy puede conseguirse gratis en internet ?

En todo caso, lo que ha de discutirse, además del marco legal, es que evidentemente el negocio ha cambiado y nadie podrá frenar a millones de usuarios dispuestos a liberar sus puertos para acceder y compartir el material almacenado en su computadora y que no es sólo música. Y así funcionaba Napster, Kazaa y sigue funcionando Ares, Emule, etc.  Pretender poner un freno a esta situación es como pretender tapar el sol con la mano.

La velocidad del avance tecnológico es contundente y ninguna batalla judicial es capaz de frenar semejante revolución cultural, efecto que hoy se incrementa con la aparición de la web 2.0 donde el usuario publica, comparte y descarga sorteando todo tipo de restricciones relacionadas a derechos de autor. Y aunque ya existen filtros que permiten identificar la publicación de contenidos resguardados y la utilización de determinadas palabras, también proliferan nuevas herramientas que no los contienen.

Y dentro de este escenario en que la ética juega un papel protagónico, poco se habla de las alternativas que ya hoy existen y que a futuro pueden ser la solución para esta problemática, si es que las discográficas se suben a esta metodología y se convencen de una vez de la necesidad de replantear en negocio que a mi entender, tendría que basarse en el almacenamiento de música en la nube y la comercialización de su reproducción, descarga y otros servicios adicionales. Todo un nuevo desafío para quienes trabajan en marketing.

Poco a poco emergen productos como Blip.fm, Last.fm, Spotify, Pandora, Deezer y muchos más, pero una herramienta realmente sorprendente que está creciendo a pasos agigantados es Grooveshark y que reconozco, me cuesta definir. Por lo pronto, podría decir que es una web, una plataforma online, una comunidad y un servicio de streaming a la vez.

En términos sencillos, nos permite mediante la registración gratuita, buscar música por tema, autor o ritmo, reproducir y organizarla mediante listas de reproducción siempre dentro de la misma plataforma, dándonos la posibilidad de acceder a un mejor servicio mediante la actualización de la cuenta a una versión paga que además nos permitirá hacer todo esto, desde el celular.

Pero por si esto fuera poco, funciona en el marco de una comunidad mundial de aprox. 400.000 usuarios que nos permite acceder al servicio de streaming mediante el cual, podremos ver en línea y en vivo lo que están escuchando nuestros propios amigos que podemos incorporar en la red además de compartir lo que hacemos abiertamente en los distintos medios 2.0.

Realmente un producto fantástico que cuenta con millones de temas. Te invito a verlo y a suscribirte. Es realmente un vicio J


0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A continuación podrá dejar su comentario o consulta, a ser respondida por cualquier visitante del blog.
Agradeceré no enviar consultas en forma privada. Las mismas, no serán respondidas.

 
Alianzo Rank of Buenos Aires